This page needs JavaScript activated to work.
Menú

Polvo de estrellas

El impulsor del Savoy fue el agente de teatro Richard D’Oyly Carte, un artista de los pies a la cabeza. Cuando dio el salto del mundo de las bambalinas a la planificación y creación del primer hotel de lujo construido a tal efecto en Londres, entendía perfectamente la importancia de montar un espectáculo y de conseguir que la gente fuera a verlo. Las personalidades del siglo XIX pertenecían a la realeza o al mundo artístico, principalmente, actrices protagonistas y estrellas de la ópera de la época, y D’Oyly Carte quería que su fulgor brillara en The Savoy. El espectáculo estaba servido.

Sarah Bernhardt y dame Nellie Melba

Desde el momento en el que el hotel abrió sus puertas en 1889, no ha dejado de dar la bienvenida a los personajes más glamurosos, famosos y de moda. Una de las primeras y más destacadas huéspedes habituales fue la famosa actriz francesa Sarah Bernhardt, en compañía de su setter irlandés rojo de nombre Tosco. Bernhardt estaba encantada de volver a ver a su amigo de la infancia Auguste Escoffier, convertido ahora en metre del Savoy. Otras divas notorias fueron las cantantes de ópera Adelina Patti y dame Nellie Melba. Para disfrute de Melba en sus visitas al Savoy, Escoffier creó el postre de melocotón Melba y la tostada Melba. La bella actriz Lillie Langtry era buena amiga del príncipe de Gales (el futuro Eduardo VII), además de visitante asidua del Savoy. En años posteriores, Langtry ocuparía uno de los apartamentos del Savoy de manera permanente.

De Marlene a Marilyn

The Savoy era el lugar por excelencia donde ver y ser visto. Las hermanas Dolly, célebres estrellas del vodevil, vivieron en el hotel en la década de 1920, mientras que una actriz alemana rubia prácticamente desconocida llamada Marlene Dietrich saboreaba por primera vez el lujo inglés. Una vez probado, no prescindiría de este, regresando periódicamente al hotel durante la mayor parte de su vida. Otras rubias explosivas que hicieron del Savoy su hogar fueron las glamurosas estrellas francesas de musicales Alice Delysia y Mistinguett, esta última también conocida por asegurar sus piernas por la friolera de 500 000 francos de la época. Con el aumento de la popularidad del cine, The Savoy comenzó a brillar con un nuevo tipo de estrella: Mary Pickford; Al Jolson; Cary Grant junto con Virginia, la primera de varias esposas; Tallulah Bankhead; John Wayne; Ava Gardner y Frank Sinatra (antes, durante y después de su matrimonio); Vivien Leigh; los hermanos Marx; Laurel y Hardy (más conocidos en España como El Gordo y el Flaco); Bob Hope; y final e ineludiblemente, la rubia entre las rubias, Marilyn Monroe. Y esto fue solo la punta del iceberg.

Glamur italiano con un toque de rock’n’roll

Cuando Londres acogió un festival de cine italiano, The Savoy se llenó del glamur a la antigua usanza de actrices italianas legendarias como Sophia Loren y Gina Lollobrigida, luciendo sus vestidos de gala para el punto álgido del festival, la proyección de una película en Leicester Square a la que asistió su majestad la reina. Y con el éxito del rock and roll en los años 50 llegó la primera de las grandes estrellas del pop. Siguiendo los pasos de las estrellas de la música clásica que siempre se han alojado en The Savoy, desde Giacomo Puccini y George Gershwin hasta William Walton o Maria Callas, llegó Bill Haley y sus Cometas, la banda que triunfó internacionalmente con el primer rock’n’roll de la historia. Una década después, Bob Dylan, alojado con su novia, Joan Baez, recibiría una visita de Los Beatles.

Veo, veo…

¿The Savoy todavía recibe las visitas de este tipo de estrellas? No será The Savoy quien lo confirme o lo desmienta ya que, donde las estrellas de otros tiempos buscaban publicidad, las de hoy buscan privacidad. No obstante, Rihanna mencionó la suite Savoy en la que trabajó en su álbum Talk That Talk (2011); Duran Duran grabó el vídeo completo de Girl Panic (2010) en las instalaciones del Savoy; y Taylor Swift posó en una sesión de fotos para Vanity Fair en el Beaufort Bar y más tarde incluyó The Savoy en el vídeo de End Game (2017). Así que, aunque no podemos garantizarlo, es muy probable que nuestros huéspedes e invitados coincidan con alguna de las celebridades actuales, que dejan su halo de polvo de estrellas en el Savoy.

También podría interesarle

Habitaciones y Suites

Las lujosas 267 habitaciones y suites de The Savoy, muchas de ellas con vistas a…

Experiencias para regalar

Desde una hora del té con champán en el Thames Foyer hasta un relajante tratamie…

Boodles at The Savoy

Boodles, la alta joyería británica por excelencia, cuenta con una sala de muestr…